Tim Burton

Muy a las seis en punto de la tarde hizo presencia la luna. Estaba baja, recíen salía de las montañas, al norte y se veía completamente redonda en un tono amarillo, pero palidenciendo. Brillaba mucho y con el cielo oscureciendo de fondo. En un momento unas nubes, con una velocidad relativamente lenta, pasaron justo en frente del disco lunar, se dibujó entonces una sonrisa maléfica y pícara en el satelite. "Una luna tipo Tim Burton" exclamé y algunas afirmaciones me siguieron. "Es cierto, puro estilo Burton" dijo mi compañera. De inmediato una charla informal sobre uno de los mejores personajes del cine y la cultura, no solo por sus aportes sino más bien por su estilo: sórdido, negro y particular.

"Qué rico sería ser Tim Burton" concluímos.


Pero ahora, muchos días después, mi verdadera conclusión es otra: mejor que ser Tim Burton es ser una creación de su cabeza.



Free MP3 Downloads at MP3-Codes.com


¿Cómo sería yo si fuese un personaje de Tim Burton?¿Sería como el chico ostra? ¿una copia de Jacck?

No. Lo cierto es que yo sería más flaco, tanto como una ramita a punto de quebrarse, mucho más largo de piernas y brazos y los ojos grandes, saltones, de pupilas pequeñas, típico de Burton. Mi piel pálida, la boca pequeña y elegante. Con abundante cabello, tal vez algunas canas pintadas, pero sobre todo desordenando, levantado, como si acabase de tener una fuerte descarga eléctrica.

De hecho eso pasó, imaginaría Tim: acababa de sobrevivir a 10.000 Voltios que por una suerte de cables bajaron desde el cielo como rayo hasta mi cuerpo. Y aún así mantendría una sonrisa y tendría tics en el cuerpo a la vez que pasan diminutos rayos por mis cabellos, mis dedos, incluso mis dientes. Las carcajadas serían alocadas y grotescas. Mi sombra se proyectaría en la pared de aquel castillo oscuro, mostraría cómo continúo con mi trabajo: revivir aquel cadaver...


Habría tomado varias partes de cuerpos enterrados en el cementerio aledaño y con ellos habría construido mi creación... ¿qué sería esa abominación, según Tim? Pues nada más y nada menos que mi amada. Hermosa mujer que en su momento, con el mismo estilo de cuerpo raquítico y sus redondos senos, vivía a mi lado. Sus ojos enormes y azules me hipnotizaban, mientras que sus finos labios rojos me atraían para robarle un beso todo el tiempo. Habíamos sido felices. Cantando en rimas, con versos perfectos. Y la gente aceptaría los cantos, danzarían junto a nosotros en medio del bosque con los arboles deshojados y retorsidos, que dibujan garras que quieren atrapar el cielo cenizo y el sol gris del paisaje. Lo más probable es que fuera Halloween y en medio de disfraces aterradores estariamos contentos repartiendo dulces de calaveritas a los niños regordetes... Tal vez yo tenga un perro de mascota y ella un gato, no, mejor un gusano o una araña. Nuestra morada, un tomate gigante o un mausoleo. El señor Burton verá cómo arma esa parte de mi pasado.

Lo cierto es que ya no soy feliz. Mi amada habría querido hacerme una torta de luciernangas oscuras, es Halloween y hay que comer dulces, ella muere por ese especial platillo tan sabroso que requiere de técnica y cuidado, ya que al momento de cocinarlo las reacciones bioquímicas de las luciernagas y el fuego alto del horno hacen un cocktail explosivo. Tal vez ella era una experta en la preparación, pero quizás ese día cantaba con alguna música estridente de bandoleón, contrabajo y violín. Quizá se acompañaba de su mascota u observaba las montañas que terminan en espirales. Digamos que una enorme serpiente de piel como piano la haya asustado... Burton quería distraerla de la cuidadosa operación y haría que ella volara por los aires.


Yo me encontraba lejos acompañado de algun esqueleto amigo o hablando con un enano gordo de nariz aguileña sobre el festival del pueblo. No, estaría en el No Mundo, tocando jazz con muertos franceses. El caso es que no estaba con ella.

La culpa y mi dolor harían que empesara una búsqueda por recuperar a mi amada. Conocería la historia de Frankenstein y dejaría mi hogar para vivir en una alta torre torcida, a la que le instalaría pararayos y todo tipo de aparatos científicos...iría al cementerio y desenterraría solo los mejores cuerpos y de ellos tomaría la parte más hermosa. Luego cocería los pedazos y rellenaría algunos lugares con trapos; pondría especial atención en la piel, así que sumergiría el armado ser en una tina de jabones, escencias y suaves aceites para que se nutriera el pellejo. Luego me encargaría de los ojos: como no hay iguales, los pintaría con azul turquesa sobre un par de esferas de marfil. Más adelante, los labios, también son únicos: los haría con algún fruto silvestre, rojo, sabor dulce y textura suave. Luego vendría la mejor parte. Digno del director, la historia para recueprar a aquella mujer, requeriría de algún sacrificio de mi parte, el cual en medio de mi locura, correría sin dudarlo: darle los organos vitales... la mitad de mi cerebro, porque en él estan mis pensamintos por ella; la mitad de mi corazón, por que dentro esta el amor que le tengo. Así cumpliría mi misión, claro esta: luego de pasarle algunos miles de voltios através de ella.

Luego de varios intentos lograría revivirla. Ella me reconocería y me amaría de nuevo... y yo reiría a carcajadas por la locura y por la felicidad. Volveríamos al viejo tomate gigante, al pueblo donde podriamos bailar y cantar en versos perfectos; donde todos los días serían Halloween y los niños regordetes se disfrazan de parcas y diablos para recibir pedazos de torta de luciernagas oscuras que mi amada cocinaría con mayor cuidado. Ya de noche nos sentariamos en una elevación, obsrevando la enorme luna llena sonreir, pícara y fantasmagórica.


Y tal vez hubiera una oscuridad repentina... y yo aparecería en mi cuarto de piso en ajedrez, vistiendo una bata de terciopelo, levantando elegantemente una copa, con mis enormes ojos y mi cabello alocado; simulando la voz de Vincent Price narrando esta historia y bebiendo cada tanto un sorbo de licor, deseando ser como Tim Burton.

2 comentarios:

Anónimo | 10:28 p. m.

todo lo dicho de tim burton es cierto, todos sus personajes son unicos y especiales.. yo me considero una humana tim burtesca soy muy delgada, morena pero pálida, mi cabello es ondulado y enmarañado y mis ojos son brillosos.

David Ramirez | 11:46 p. m.

Oye, que buen dato del personaje "tim burtonesca" habría que acuñarlo para nosotros los flacos de ojos saltones. Gracias por su comentario

Publicar un comentario