Media Noche


Aprovechando la oscuridad de la media noche, este hombre se para frente a la puerta del edificio en el que ella vive.

Toma fuerza, respira hondo y juntando sus manos alrededor de su boca, como haciendo una corneta, grita el nombre de la mujer... lo grita con intensidad, con pasión, con la misma energía con que él la besó por primera vez, con el mismo amor que solía sentir cuando ella mordía sus labios. Seguido de su nombre, el tipo cierra la frase con un "te extraño",casi imperceptible

Apenas hace unos días ella y él se encontraban en aquella puerta para entregarse con palabras y miradas fijas. Hoy está simplemente él

No hay respuesta. Desde los pisos altos nadie se acerca. Solo un perro que ladra somnoliento, unas calles más abajo.

Él da media vuelta y camina lentamente buscando la avenida, lo hace con los oídos puestos en la ventana del cuarto de aquella mujer. Pretende oir que se abre y es ella con los ojos vidriosos diciéndole "regresa, yo también te extraño"; gira la cabeza para corroborar que es solo su imaginación.

Llega a la avenida. La última mirada a la esquina. Nada. Cabisbajo, como contando las grietas del anden, estira el brazo, detiene un taxi y deja el lugar.

3 comentarios:

Ricardo Díaz | 8:05 p. m.

uju volvió a escribir hermano que alegría lo extrañaba :)

Ricardo Díaz | 8:07 p. m.

sublime!

Veronika Wölfe | 6:41 p. m.

WoW :)
Qué maravilloso, saber que aún escribes y que escribes algo tan espectacular.
Te mando un fuerte abrazo.
La verdad me gustaría saber cómo va la aventura de tu vida, qué regalos te ha brindado y qué aprendizajes has aprovechado. De cualquier manera espero que todo vaya de maravilla.
Cuídate mucho.

Publicar un comentario